Tag Archives: transporte colectivo y sustentabilidad

zoom
1 comment

Estas son las decisiones personales que combaten el cambio climático (y 3 tienen que ver con la forma en que te mueves)

Hablar de cambio climático puede resultar abrumador, porque sabemos que, muchas veces, nuestro estilo de vida resulta perjudicial para el medio ambiente. Además, cuando se trata de buscar soluciones, los problemas parecen increíblemente grandes. Sin embargo, cada uno de nosotros puede contribuir a combatir el cambio climático, a través de acciones que derivan de nuestras decisiones personales.

Mientras que unas pueden parecer radicales o complejas –como llevar una ciudad hacia la sustentabilidad–, otras sólo se tratan de darle la vuelta a nuestros hábitos del día a día. De hecho, el impacto de las actividades cotidianas, tanto a largo como a corto plazo, es mucho más importante de lo que podría pensarse.

El estudio realizado por la Univesidad de British Columbia confirma lo anterior, a través de una sencilla gráfica que presenta las diversas maneras en que podemos contribuir a mitigar el cambio climático. Se trata de desiciones realmente conscientes, enfocadas en reducir las emisiones de carbono que producimos individualmente. Algunas de ellas –como es el caso de utilizar transportes colectivos para llegar a la oficina– tienen que ver con la movilidad de una ciudad y contribuyen en gran medida a la reducción de emisiones. Y hacerlo, además, nos permitirá desarrollar un estilo de vida sustentable, que transforme nuestra calidad de vida actual.

Usar focos de bajo consumo y ahorrar electricidad

focos de bajo consumo

Un porcentaje de la electricidad que consumimos se genera con combustibles fósiles, mismos que producen grandes cantidades de carbono. Usar focos de bajo consumo hace que ahorres hasta un 75% de energía. Además, puedes tratar de usar luz natural, la mayor parte del día y no dejar luces encendidas cuando no las necesites.

Lavar la ropa a mano y con agua fría

Lavar con agua fría, elimina el uso de gas. Además, lavar a mano y no usar la secadora son formas sencillas de ahorrar energía y agua. Puedes aprovechar para sustituir tus detergentes por opciones biodegradables que contaminan menos el agua y son mejores para tu salud, porque no son tóxicas.

Reciclar y separar la basura

Al producir casi todos los artículos que usamos cotidianamente, se generan emisiones de carbono. Pero, en muchos casos, vale la pena alargar la vida de estos objetos. Por otro lado, separar la basura también contribuye al aprovechamiento de cada cosa. La basura orgánica, se puede convertir en composta. Y mucha de la basura inorgánica se puede reciclar. Trata de darle un segundo uso a objetos como ropa, calzado en buenas condiciones, accesorios, botellas, latas, papel y cartón. Si ya no puedes aprovechar algo, llévalo a reciclar. En la Ciudad de México hay opciones, como el mercado de trueque, en donde cambias tu basura inorgánica reciclable por alimentos y otros bienes producidos de forma local y sostenible.

Cambiar a coche eléctrico o híbrido

Los coches eléctricos y los híbridos producen menos emisiones de carbono y tienen menos dependencia hacia los combustibles fósiles; en ese sentido, apuntan a una visión más sostenible del transporte y la movilidad. 

Volverte vegetariano

Para muchos, una decisión muy difícil, pero es definitivamente, una de las opciones más efectivas. Si dejas de comer carne, evitarás la emisión de casi una tonelada de gases de efecto invernadero anualmente. Sin embargo, un cambio estricto en tu dieta podría afectar asuntos económicos, de salud e incluso de hábitos culturales. Por otro lado, puedes tratar de aumentar tu consumo de verduras y disminuir el de carne o buscar proveedores de carne orgánica, con procesos de producción sustentables.

Compartir el coche o usar bicicleta

Para muchos, lo ideal sería dejar de usar el coche y usar el transporte público o la bicicleta. Sin embargo, esa puede ser una decisión poco viable para otros más. En ciudades grandes, como la capital mexicana, el transporte público puede a veces no ser la opción más eficiente. Compartir el coche o remplazarlo por la bicicleta es una excelente forma de reducir tu impacto ambiental (de hecho, según el studio es más beneficioso que ser vegetariano), y además puede resultar agradable para tu día a día. El trayecto a la oficina puede ser más divertido si vas acompañado de amigos o compañeros de trabajo. Además, esta decisión fomenta un estilo de vida que apuesta por el consumo colectivo y responsable y no por el ultra consumismo individual. Los cambios que representa compartir el transporte se reflejan en múltiples niveles.

No hacer vuelos frecuentes en avión

Los vuelos en avión producen grandes cantidades de gases de efecto invernadero. Cuando vas a otros países, es casi imposible evitarlos, pero si vuelas a un destino local, considera tomar otra forma de transporte.

Tener una familia pequeña

Definitivamente la decisión más efectiva y que mira hacía el largo plazo es esta. Tener pocos hijos disminuye tu huella de carbono en esta y las próximas generaciones. Considera que al tener menos hijos –o tenerlos de manera planificada– estás evitando las emisiones de más individuos en el planeta.

 

*Imagen principal: WRI / Creative Commons