Tag Archives: movilidad Ciudad de México

zoom
No comments

Tragedias que todo Godinez ha sufrido, ¿Con cuál te identificas?

Tragedias Godinez

 

Hay cosas innombrables, horrores impensables, sentimientos de dolor inmemoriales e insondables para la capacidad humana que parecen sacados de las peores pesadillas de un loco. Las siguientes son las peores tragedias que le pueden ocurrir a un Godínez.

Las siguientes historias pueden herir su sensibilidad.
Se recomienda discreción.

 

 

Que hurten tu tupper: No hay peor bajeza que cuando te roban el tupper con tu comida; peor aún si es fin de quincena. Eso no tiene nombre.

 

 

Que por error se coman tu comida: Que al llegar al refrigerador notes que alguien se comió tu comida, ya sea por equivocación o por simple maldad, es algo que no se le desea a nadie.

 

Que se te vaya el transporte: Sobre todo cuando vas tarde al trabajo, o cuando sales tarde del mismo. De las cosas más lamentables que pueden suceder.

 

 

Que se chorree tu tupper en tu mochila:  Es aquí cuando cuestionas la existencia de algún ser supremo, pues quién de ellos permitiría tanta desgracia. Las pérdidas por este hecho suelen ser irreparables.


 

 



Que tu jefe te vea llegando tarde
: Por cualquier situación recurrente en tu devenir diario llegas tarde. Y justo
cuando vas caminando hacia tu escritorio notas que tu jefe ya está ahí, al igual que 
todos los demás. ¡Es lo peor!

 

 

Que tires algún líquido sobre tu computadora: Café, jugo, agua, tu refresco de dieta… Cualquier líquido que pueda dañar el equipo es tremendamente un horror. La pesadilla se cumple cuando efectivamente, se descompone. 


Que tengas que pagar la tanda y te quedes sin quincena: En esos casos es mejor hacerse el muerto, en la medida de lo posible, o sacar los dotes de actor o actriz frustrado que llevas dentro. 

 

 



Se apaga tu computadora y no guardaste los cambios: En esos momentos la vida pierde todo sentido. Esas cosas no deberían sucederle a la gente buena.

 

 

Que no te caiga tu pago completo: Y si te toca pagar la tanda, olvídate. 

 

 

Que el jefe te llame a su oficina: Ve recogiendo tus cosas.No hay más.

 

 

Ahora es tu turno, ¡Cuéntanos! ¿qué tragedia te ha pasado?

¡Gracias por ser parte de BUSSI!

#TeamBUSSI

zoom
trayecto-a-la-oficina-mas-productivo-cdmx
2 comments

9 cosas que puedes hacer para volver tu trayecto a la oficina más productivo

Vivir en la ciudad es, casi siempre, sinónimo de vivir con tráfico. Los horarios de trabajo son muy similares y si no tienes la fortuna de vivir a solo unas cuadras de tu lugar de trabajo, el trayecto a la oficina o de regreso a casa puede convertirse en una eterna pesadilla. Pero tu movilidad puede ser distinta. El truco está en dejar de pensar en el tiempo que dedicas a transportarte como en tiempo perdido y empezar a utilizarlo correctamente para transformar tu estilo de vida en uno más productivo y saludable, que te hará sentir muy satisfecho.

Hay muchas cosas que puedes hacer con el tiempo que utilizas para transportarte, desde aprovechar para meditar y relajarte, hacer tareas sencillas o aprender algo nuevo, hasta estrechar tus relaciones sociales.

 

 

Leer

Lleva siempre un libro contigo, te sorprenderá lo rápido que lo terminas si lo lees mientras te transportas. No olvides guardarlo en una bolsa de plástico bien cerrada, por si te agarra la lluvia. Si el problema es que te mareas al leer en el transporte, ¿por qué no pruebas con los audiolibros? Puedes descargarlos a tu celular. Algunas versiones están narradas usando las voces de varios de los mejores actores del mundo.

Escuchar música

Es bastante común escuchar música mientras viajas, pero ¿lo haces con el solo fin de disfrutar los sonidos? Trata de escuchar un disco, grupo o género músical nuevo cada día. Te recomendamos ampliamente aquellos géneros que inciten a la relajación y reflexión, como la música ambiental o el jazz. Te convertirás en un experto y además le darás un gran respiro a tu mente. 

Reflexionar y meditar

Aprende a convertir las horas de tráfico en momentos para meditar y reflexionar. Piensa que, si antes de llegar a la oficinas Este tipo de acciones son mucho más fáciles, por su puesto, en transportes en los que puedas ir cómodo (e idealmente sentado). Si eres principiante, práctica la meditación utilizando videos o audios que te guíen. En internet puedes encontrar una infinidad de ellos. Date la oportunidad de suspender el estrés y poner la mente en blanco. Tu cuerpo, tu mente (y las personas que te rodean en tu día a día) te lo agradecerán.

Checar el correo

Si lo que te relaja es ser muy productivo, toma el tiempo de hacer tareas pequeñas como checar tu correo, responder mensajes importantes y atender pendientes que puedas resolver desde tu celular.

Organizar tu día

Puedes empezar el día haciendo una lista de las tareas con las que tienes que cumplir. Hazlo en tu teléfono o lleva contigo una pequeña agenda y pluma. Te vas a sentir muy despejado si tienes claro lo que tienes que lograr. O puedes hacerlo de regreso a casa y emplear el tiempo, antes perdido, en establecer las tareas para el día siguiente.

Llamar a la familia

Si no vas caminando o manejando, puedes tomarte el tiempo de hablar por teléfono con amigos que hace mucho no ves o con tus familiares. El trayecto se te pasará rapidísimo y te sentirás muy contento al llegar a tu destino (el elemento clave para rendir al 100 en tu día).

Ponerse al día con el mundo

Empieza bien el día leyendo las noticias o, también, puedes escucharlas en la radio. Estar informado te permite tomar buenas decisiones, entender cómo está funcionando tu alrededor y también te da un panorama de lo que tú puedes hacer para seguir mejorando tu comunidad.

Descansar

Por supuesto que descansar un poco en tu trayecto a la oficina ayuda, aunque, si te excede puede que llegues con mucho sueño. El trayecto a la oficina puede ser desgastante o lo puedes convertir en una siesta de 15 minutos. Si ya vas de regreso, toma una siesta más amplia que te recargue de energía para aprovechar lo que queda del día.

Estrechar lazos

Si siempre utilizas el mismo transporte o compartes el coche, aprovecha para socializar. Puedes platicar con la persona que está al lado de ti. Sin sospecharlo, tal vez te haces de un buen amigo o un contacto útil. De cualquier persona se aprende algo, no te cierres a la posibilidad de conocer más.

zoom
movilidad-urbana-salud-mental-ciudad-de-mexico-sustentabilidad
3 comments

¿Sabías que la forma en que te mueves por la ciudad determina parte de tu salud mental?

Hoy es vital comenzar a optar por vivir mejor que por llegar más rápido a nuestros destinos. Tu salud mental y emocional te lo agradecerá.

Es cierto: la forma en que nos trasladamos diariamente impacta poderosamente en nuestra salud y calidad de vida. Más allá de pensar en llegar más rápido a un destino, hoy en día es casi vital comenzar a pensar en cuánto tiempo gastamos en trasladarnos, cómo nos movemos y si es que vale la pena pagar el precio.

Moverse en la Ciudad de México es realmente un desafío, uno que cuestiona a diario lo anterior. Mientras que para unos usualmente tomará más, incluso mucho más, de una hora llegar a su destino, el tiempo de traslado de otros dependerá de las condiciones climáticas. Si a esto agregamos que rondamos los 9 millones de habitantes, y que buena parte de la población del Estado de México se mueve diariamente a la capital mexicana, entonces la movilidad funcional en la CDMX es más bien una cuestión de suerte. A nivel metafísico y emocional estas variables pueden impactar en nuestra calidad de vida más de lo que creemos.

¿La ciudad más dolorosa?

En 2015, el Institute for Business Value señaló a la Ciudad de México como la ciudad más dolorosa para transportarse. Dolorosa en cuestión de tiempos, dinero y sobre todo desgaste mental y emocional. Este año nos encontramos en su ranking de las ciudades más congestionadas, en la posición número uno. Ambos datos nada favorables concuerdan con una misma idea: la crisis de movilidad nos está enfermando.

A causa del tráfico vial, hoy en día obtenemos enfermedades relacionadas a la mala condición del aire, a la inactividad física y al estrés. Y por si eso fuera poco, la movilidad urbana está rebasando cifras de muertes por accidentes viales –que por cierto derivan principalmente de la densidad de autos en las calles. Pero la cuestión salud-movilidad no termina ahí. Estudios relevantes han demostrado que tanto conductores como peatones y usuarios de transporte tienen altas probabilidades de desarrollar estrés y trastornos de ansiedad y depresión debido al caos vehicular que experimentan. Ya sea por la contaminación sonora, por aglomeraciones de autos o por la inhalación de gases contaminantes, la cantidad de ingredientes “fantasma” que contribuyen a una experiencia de traslado pésima son infinitos.

¿Qué podemos hacer?

Frente a una cuantiosa demanda de traslado en ciudades tan grandes como la CDMX, hoy en día es válido empezar a idear nuevas formas de trasladarnos. De comenzar a optar por vivir mejor que por llegar más rápido. Para ello toma en cuenta los siguientes puntos:

*Horarios de llegada y salida. Conocer el sistema de horarios laborales y escolares puede ayudar a mejorar o empeorar tu experiencia de traslado, solo hay que tener en mente cuáles son esas “horas pico” y evitarlas. Sal más temprano o un poco más tarde. Con esto no solo reduces la cantidad de factores exteriores que evolucionen en estrés, también ayudas a disminuir las aglomeraciones.

*Utiliza nuevos medios de transporte. El transporte colectivo siempre será una opción, elige el que te sea más cómodo. Si tienes auto organízate para no utilizarlo un par de días a la semana. Es entendible que esto sea todo un reto pero los impactos positivos serán aún más reconfortantes tanto para ti, que te liberas unos días del tráfico, como para las demás personas y el medioambiente que se liberan de un auto.

*Utiliza siempre nuevas rutas. Si bien es cierto, la movilidad de ciudades como la capital mexicana está basada en un patrón de vialidades que usualmente son las más concurridas por todos. Cambia de ruta todos los días, asegúrate siempre de experimentar nuevos caminos.

*Sin prisa. Si organizas tus horarios de llegada y salida no tendrás problema con el tiempo, por lo que puedes tomarte tal vez un poco más para llegar a tu destino. Trasládate sin prisas, lo más relajado que puedas, y sin contagiar a otros con presiones. Esto a nivel metafísico te lo agradecerá tu ciudad.

 

 

*Fotografías: 1) Boris G – flickr / Creative Commons; 2) Ted McGrath – flickr / Creative Commons