Tag Archives: ciudad de méxico

zoom
No comments

Motivos para bajarte del auto

 

El 55% de las personas en el mundo vive en ciudades, y se prevé que esta cifra aumentará 13% hacia el 2050, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU); previendo los retos que esto significa te damos 10 motivos para bajarte del auto.

5 motivos para bajarte del auto

  1. ¿Sabías que en el espacio que cabe un coche caben 10 bicicletas? Ahora multiplica los beneficios que obtienen esas 10 personas en bici, ¿increíble verdad? Actualmente (y lamentablemente) el estilo de vida sedentario se ha vuelto algo cotidiano.
  2. ¿Comprar un auto? ¡No! Adquirirlo implica gastos constantes, desde el insumo de la gasolina o una pensión hasta una responsabilidad con el gobierno, ya que debes pagar tenencia, matrícula, etcétera.
  3. ¿Sabías que buscar dónde estacionar un auto puede llevarte hasta 30 minutos de tu tiempo? Plus el estrés del tránsito de tu trayecto en el tránsito vehicular. Además, implica otro gasto, el del parquímetro o del “viene-viene”.
  4. Medir tu estatus social con base en el tipo de coche que conduces es cosa del pasado, lo de hoy es alternar por una movilidad inteligente y asequible.
  5. Al usar alternativas de transporte como el carpooling reduces los autos del parque vehicular, ayudas a minimizar el tránsito en nuestra ciudad y hasta a mejorar la calidad del aire al disminuir los gases contaminantes.

Queremos ser parte de tu día

 

BUSSI es la primera plataforma de Van Pool (camionetas compartidas) en Latinoamerica y queremos ser parte de tu día como una solución a tus trayectos diarios.

Por ello quisimos darte motivos para bajarte del auto, porque pensamos que una movilidad independiente implica hacer uso de lo que necesitas al momento en el que lo requieres, sin tener que preocuparte por factores externos.

Además, tenemos otra ventaja, somos hasta 38% más económicos versus los servicios de taxis privados.

zoom
No comments

¿Movilidad sin gasolina? Claro que es posible.

El reciente desabasto de gasolina en gran parte del país afecta de tal manera a la sociedad, que por momentos parece colapsar y entrar en pánico. Mucho de ello es gracias a los medios de comunicación alarmistas que claramente buscan desprestigiar las medidas del nuevo gobierno. Sin embargo, la realidad es que opciones hay muchas para moverse por las diferentes vialidades de nuestra CDMX y de todo el país. Lo único que hay que hacer es simple: Informarse.

El carpooling (vehículo compartido) quizás sea un nuevo concepto en México, ¡pero vaya sorpresa!, el uso compartido de autos surgió nada más y nada menos que en Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial como táctica de racionamiento. Sí, RACIONAMIENTO. Después, durante la crisis del petróleo en 1973 y nuevamente en la crisis energética de 1979. Los norteamericanos han tenido muchas crisis para llegar a ser la potencia que son.

Carpooling para todos.

¿Pero en qué consiste el carpooling? Básicamente en compartir tu auto con otras personas que viajen al mismo destino o que sus destinos queden de paso hacia el tuyo. Puedes ponerte de acuerdo con compañeros de oficina, de escuela, con otros papás o mamás que lleven a sus hijos al mismo colegio. Incluso, si vas a ir a hacer las compras, puedes preguntar entre tus vecinos si alguien necesita algo. En realidad no es tan difícil.

Al día de hoy, países civilizados como Argentina, Uruguay, Holanda, Francia, Suiza, Bélgica, España y por supuesto, Estados Unidos, entre muchos otros, llevan años haciendo de esta práctica una excelente costumbre no sólo en tiempos de necesidad, sino día con día. Los beneficios del carpool van desde fortalecer los lazos sociales, crear conciencia medioambiental y ahorro tangible a corto plazo, hasta una ciudad más transitable y capaz de inspirar actividades más saludables.

“¿Qué otras opciones existen para llegar a mi oficina sin gasolina? Porque tuve que formarme horas y gastar la poca gasolina que me quedaba para cargar gasolina y cuando llegué ya no había.”

Otras opciones de movilidad.

Afortunadamente, existen diversas aplicaciones móviles que ofrecen desde scooters y motocicletas eléctricas, hasta bicicletas y camionetas tipo autobús. Un gran ejemplo es BUSSI (obvio), que transporta a oficinistas hasta sus trabajos y de vuelta a sus hogares en vans equipadas con GPS, wifi, asientos asignados y con la seguridad que ofrece un registro tanto de conductores como de usuarios. Todo desde un smartphone. ¡Aunque usted no lo crea!

No, el auto no es la mejor opción en una ciudad tan mal planeada como la nuestra. No, no te da más estatus tener un auto y pasar tú solo dos horas atorado en el tráfico, al contrario, sólo es más estrés y tiempo (mucho tiempo) perdido.

Es momento de ampliar horizontes, porque el mundo jamás se cierra y siempre hay opciones para todo.

Nos leemos pronto.

#MejorBUSSI

zoom
1 comment

Estas son las decisiones personales que combaten el cambio climático (y 3 tienen que ver con la forma en que te mueves)

Hablar de cambio climático puede resultar abrumador, porque sabemos que, muchas veces, nuestro estilo de vida resulta perjudicial para el medio ambiente. Además, cuando se trata de buscar soluciones, los problemas parecen increíblemente grandes. Sin embargo, cada uno de nosotros puede contribuir a combatir el cambio climático, a través de acciones que derivan de nuestras decisiones personales.

Mientras que unas pueden parecer radicales o complejas –como llevar una ciudad hacia la sustentabilidad–, otras sólo se tratan de darle la vuelta a nuestros hábitos del día a día. De hecho, el impacto de las actividades cotidianas, tanto a largo como a corto plazo, es mucho más importante de lo que podría pensarse.

El estudio realizado por la Univesidad de British Columbia confirma lo anterior, a través de una sencilla gráfica que presenta las diversas maneras en que podemos contribuir a mitigar el cambio climático. Se trata de desiciones realmente conscientes, enfocadas en reducir las emisiones de carbono que producimos individualmente. Algunas de ellas –como es el caso de utilizar transportes colectivos para llegar a la oficina– tienen que ver con la movilidad de una ciudad y contribuyen en gran medida a la reducción de emisiones. Y hacerlo, además, nos permitirá desarrollar un estilo de vida sustentable, que transforme nuestra calidad de vida actual.

Usar focos de bajo consumo y ahorrar electricidad

focos de bajo consumo

Un porcentaje de la electricidad que consumimos se genera con combustibles fósiles, mismos que producen grandes cantidades de carbono. Usar focos de bajo consumo hace que ahorres hasta un 75% de energía. Además, puedes tratar de usar luz natural, la mayor parte del día y no dejar luces encendidas cuando no las necesites.

Lavar la ropa a mano y con agua fría

Lavar con agua fría, elimina el uso de gas. Además, lavar a mano y no usar la secadora son formas sencillas de ahorrar energía y agua. Puedes aprovechar para sustituir tus detergentes por opciones biodegradables que contaminan menos el agua y son mejores para tu salud, porque no son tóxicas.

Reciclar y separar la basura

Al producir casi todos los artículos que usamos cotidianamente, se generan emisiones de carbono. Pero, en muchos casos, vale la pena alargar la vida de estos objetos. Por otro lado, separar la basura también contribuye al aprovechamiento de cada cosa. La basura orgánica, se puede convertir en composta. Y mucha de la basura inorgánica se puede reciclar. Trata de darle un segundo uso a objetos como ropa, calzado en buenas condiciones, accesorios, botellas, latas, papel y cartón. Si ya no puedes aprovechar algo, llévalo a reciclar. En la Ciudad de México hay opciones, como el mercado de trueque, en donde cambias tu basura inorgánica reciclable por alimentos y otros bienes producidos de forma local y sostenible.

Cambiar a coche eléctrico o híbrido

Los coches eléctricos y los híbridos producen menos emisiones de carbono y tienen menos dependencia hacia los combustibles fósiles; en ese sentido, apuntan a una visión más sostenible del transporte y la movilidad. 

Volverte vegetariano

Para muchos, una decisión muy difícil, pero es definitivamente, una de las opciones más efectivas. Si dejas de comer carne, evitarás la emisión de casi una tonelada de gases de efecto invernadero anualmente. Sin embargo, un cambio estricto en tu dieta podría afectar asuntos económicos, de salud e incluso de hábitos culturales. Por otro lado, puedes tratar de aumentar tu consumo de verduras y disminuir el de carne o buscar proveedores de carne orgánica, con procesos de producción sustentables.

Compartir el coche o usar bicicleta

Para muchos, lo ideal sería dejar de usar el coche y usar el transporte público o la bicicleta. Sin embargo, esa puede ser una decisión poco viable para otros más. En ciudades grandes, como la capital mexicana, el transporte público puede a veces no ser la opción más eficiente. Compartir el coche o remplazarlo por la bicicleta es una excelente forma de reducir tu impacto ambiental (de hecho, según el studio es más beneficioso que ser vegetariano), y además puede resultar agradable para tu día a día. El trayecto a la oficina puede ser más divertido si vas acompañado de amigos o compañeros de trabajo. Además, esta decisión fomenta un estilo de vida que apuesta por el consumo colectivo y responsable y no por el ultra consumismo individual. Los cambios que representa compartir el transporte se reflejan en múltiples niveles.

No hacer vuelos frecuentes en avión

Los vuelos en avión producen grandes cantidades de gases de efecto invernadero. Cuando vas a otros países, es casi imposible evitarlos, pero si vuelas a un destino local, considera tomar otra forma de transporte.

Tener una familia pequeña

Definitivamente la decisión más efectiva y que mira hacía el largo plazo es esta. Tener pocos hijos disminuye tu huella de carbono en esta y las próximas generaciones. Considera que al tener menos hijos –o tenerlos de manera planificada– estás evitando las emisiones de más individuos en el planeta.

 

*Imagen principal: WRI / Creative Commons

zoom
cosas-surreales-del-transporte-publico-de-la-ciudad-de-mexico
No comments

15 cosas surreales que sólo ocurren en el transporte público de la Ciudad de México

Ahí has estado alguna vez y, efectivamente, solo ha sido posible experimentarlo en el transporte público de la capital.

Por razones aún inexploradas, el transporte público de la capital mexicana ha sido un umbral que conecta directo al corazón surrealista del mexicano. Es por esta vía donde podemos avistar encuentros entre personalidades enigmáticas, a veces exóticas, que deambulan por la ciudad; una serie de sucesos dejan de lado toda clase de control racional, para dar lugar al inesperado subconsciente de una ciudad con más de 8 millones de habitantes y una sofisticada cultura diversa.

En el transporte público de la Ciudad de México dialogan personalidades auténticas con la embelesa realidad de las posibilidades infinitas. Todo aquél que se ha aventurado a convivir en esta multitud de estímulos podrá estar seguro de que lo ha experimentado casi todo, al menos todo lo que ofrece una ciudad que se enfrenta a la modernidad día con día desde un mapa de costumbres y tradiciones autóctonas.

Aquella excentricidad atemporal fue la que permitió que el mismo André Bretón, creador del surrealismo, definiera a la capital mexicana como el lugar surrealista por excelencia. De aquella arriesgada afirmación, podemos ejemplificar algunos memorables momentos del día a día en el transporte público:

1. Esa vez que una quinceañera organizó el vals en los andenes del metro

2. Cuando descubriste que en el transporte se puede disfrutar de la lluvia…y de cascadas artificiales

3. Aquella vez que abordó un pino al vagón

4. La memorable ocasión que te encontraste al Peje

5. O cuando Jarvis Cocker de Pulp decidió viajar en metro y tú:

6. El día que te quedaste de ver a las 12: 75 abajo del reloj

7. O te enamoraste del conductor de la micro pero es casado:

8. Cuando baja una persona de la micro y dejan subir a seis, entonces es como:

9. O el señor de la combi dice que la banca de atrás es para cinco y es como:

10. ¿Quién no ha experimentado experiencias inolvidables así?

 

11. Y claro, nadie podrá olvidar esa ocasión en que el metrobus se volvió socialista:

 

12. O Barranca del Muerto se convirtió en portal:

 

13. El día que descubriste que en el metro estás a salvo:

14. Aunque a veces parezca que debes luchar por tu supervivencia:

15. Pero tal vez la más surreal fue esa vez que ibas rumbo a la Ciudad de México y el teleférico venía un poco lleno, entonces te sientes como si viajaras en pecera… por los cielos: