¿De home office a nómada digital?

zoom
No comments

¿De home office a nómada digital?

 

Eran las 2:00 am y estaba en un hotel de San Francisco haciendo una última revisión de ortografía, mi plan era bajar a la cafetería para continuar con el home office, y a las 6:00 am dar clic en “enviar”, por la diferencia horaria serían las 8:00 am en CDMX.

Horas antes había caminado más de 10 kms para documentar información sobre la generación beat y había rematado el día escuchando jazz, que era parte de mi asignación como parte de un reportaje que voy a publicar, mientras que el email correspondía a otra entrega freelance.

El escenario anterior me abrumó por un momento, pero sólo fue un breve episodio. En realidad, y si lo pensaba bien, ya había hecho una entrega de trabajo, estaba en el extranjero haciendo otro trabajo, y a la par, estaba planeando generar contenido arriba de la bici con la GoPro para mi blog.

Tener la visión de poder estar cumpliendo a cabalidad con tres trabajos distintos entre sí, aunque con similitudes, me empoderó a fantasear con no sólo conformarme con hacer trabajo home office y empecé a soñar con ser nómada digital.

Son varios los aspectos que han alimentado esta fantasía, pues tan sólo en dos meses de activa búsqueda de clientes, he sido candidata a vacantes remotas; incluso tuve que descargar la aplicación de Zoom, pues para algunas de ellas mis entrevistas de trabajo han sido por videoconferencia.

Las formas de movernos están cambiando en distintos aspectos, y aunque de acuerdo con la ONU, para 2050 más del 68% de la población vivirá en ciudades, existen pueblitos en Europa que están buscando repoblarse y te pagan por irte a vivir en ellos. Por ejemplo, Molise, en Italia.

Como de película …

¿Se imaginan? Sería algo así como la parte de “comer” de la película “Comer, beber, amar” pero con mi laptop en la mochila, una bici y trabajando, disfrutando de otras latitudes sin el cliché de un divorcio o reencontrarse, simplemente siendo libre.

¿Será que mi fantasía tiene poco que ver con la realidad?

Yo no lo veo tan descabellado, incluso en la conferencia de prensa de Intertraffic México 2019, se mencionó que los trabajos con horarios escalonados y/o opción a home office generarían un impacto en el tránsito y movilidad de las personas.

Leí que en Japón alguien considerado puntual debe llegar 15 minutos antes de la hora citada y en varias ocasiones he leído cómo suman/asignan un “costo” a los minutos de retardo. Aun así, respecto a productividad y competitividad, eso no es todo. Hace días Microsoft, en ese país, innovó con fines de semana de tres días.

México, por su parte, da de 15 minutos a 30 de tolerancia para iniciar algo, y decir “es que había mucho tráfico” basta para compensar la falta de respeto por el tiempo ajeno.  Además, somos el noveno país a nivel mundial con problemas de tránsito ¿hasta cuándo dejaremos de decir eso?

Mientras tanto, yo no sé si algún día tenga el valor de volverme nómada digital, pero por ahora, y mientras consigo nuevos clientes, contribuyo liberando un lugar en la vía pública, haciendo home office y moviéndome en bici por la ciudad.

¡Ven! Te invito a conocer Rodada 2.0.

 Por Ely Santana @ElixMorgana

 

Deja un comentario